La evolución de la Descarga de Música

Ya hace años la música abandonó los viejos métodos de reproducción ampliando enormemente sus horizontes. Lejos quedan los vinilos que tanto entusiasmaron a generaciones anteriores, los casetes de los años 90, los discos compactos del 2000… Muchos aún recordamos esas épocas en que conseguir la música de nuestros grupos favoritos no era precisamente una tarea fácil ni barata, sino más bien un capricho esporádico, una adquisición única y, por supuesto, una inversión.

Las múltiples opciones ofrecidas por la tecnología

Con el avance de las nuevas tecnologías, especialmente de internet, la manera en que escuchamos música ha cambiado de manera drástica. La facilidad con que el internauta accede a sus contenidos musicales favoritos ha alcanzado niveles impensables hace tan solo diez o quince años.

evolucion-descarga-musica

En efecto, a medida que las conexiones a internet mejoraban, ofreciendo un ancho de banda mayor y alta velocidad de descarga a los usuarios, bajar Música se ha convertido en un hecho cotidiano para todos, hasta el punto de que la red es el primer medio en el que pensamos cuando queremos escuchar una canción. Sin que hayan desaparecido los soportes tradicionales, es innegable que los viejos reproductores de música han quedado en gran medida obsoletos con la potencia imparable de la red, que supone un almacenamiento sin límites, un espacio musical infinito.

Forma estandarizada de descarga

Con la difusión, hace unos años, de programas de descarga de archivos fáciles de usar como eMule, Kazaa, Ares y otros, descargar música se ha consolidado como el método más cómodo, rápido (y, además, gratuito) para hacerse con un amplio catálogo de discos, siempre a nuestra disposición con un par de clics. Se trata de un proceso alimentado por los propios usuarios, que comparten la música que descargan y, así, ayudan a difundirla. Esto, al implicar a millones de personas en todo el mundo, tiene un alcance inmensurable.

Mejora de la calidad de los formatos musicales

itunes

Además, gracias a la mejora paulatina de formatos como el mp3, flac, wmv u otros, que albergan en archivos de poco tamaño música con una gran calidad de sonido, se puede afirmar ya que al bajar Música disfrutamos de una experiencia acústica sin ningún tipo de imperfección.

Por lo demás, a día de hoy existen ya numerosas plataformas en línea para escuchar música directamente, sin necesidad de descarga, acelerando el proceso al máximo, con un acceso a los contenidos inmediato. Enormemente populares son también algunos reproductores de música como iTunes, que permiten al usuario descargar música y crear su propia biblioteca. La red, en definitiva, con la inmensidad de sus ofertas y atractivos, está siempre disponible para el amante de la música.